Salida en bicicleta de montaña por los alrededores.

La ruta comienza en Villacastín, y nos dirijimos hacia la parte alta del pueblo donde está el instituto, para atravesar por debajo del puente de la AP-6, y seguir La Cañada Real Leonesa, lo que se conoce en el pueblo como el «Cordel», en dirección al campo «Azalvaro» en continuo ascenso, primero suave y al final antes de conseguir la vista al Campo Azálvaro ya más exigente. 

Realizamos la bajada con dirección sur siguiendo un camino marcado, buscando la carretera que une el Espinar con Avila, y que atraviesa todo el Campo Azálvaro. Conseguimos la carretera tras pasar otra puerta ganadera. Aquí en este punto confluyen las dos cañadas reales: La Leonesa, que viene del puente de Las Merinas, que vemos al fondo, y la occidental Soriana, que seguiremos ya por la carretera(no hay otra posibilidad) hasta el pantano del río Voltoya. 

Poco antes de llegar al pantano, cogemos una pista a la derecha y tras pasar otra portera ganadera, avanzamos hasta llegar al embalse de «Los Serones» donde podemos observar dicho pantano desde un puente sobre la presa de dicho río. La cañada real soriana, atravesaría por bajo la presa y seguiría dirección Avila hasta Urraca Miguel, pero nosotros seguimos el cauce del Voltoya hacia abajo, buscando las vueltas al parque eólico (molinos de viento) que está situado en la cuerda del puerto de la Cruz de Hierro y que siempre vemos a nuestra derecha. Al principio vemos marcada la senda ya que no hay camino por el cauce, pero al final se pierde. Alguno de nosostros atraviesa el río al lado derecho, lado por el que el acceso para seguirlo es mejor, (deducido por lo que fuímos viendo los que decidimos hacerlo por el izquierdo). 

De todas formas aquí hay un tramo no ciclable, tanto si se decide seguir el río por su izquierda o por su derecha, hasta conseguir una buena pista, que ya nos sacará del cauce y nos irá llevando hasta una pradera, donde cogemos a nuestra derecha en dirección al pueblo Ojos Albos, ya que a la izquierda este camino llega a Urraca Miguel. Un buen camino que baja hasta el río de nuevo, pero esta vez, después de otra puerta ganadera, lo pasamos por encima de un puente y continuamos camino tras una considerable pendiente de subida a Ojos Albos, donde decidimos hacer un pequeño descanso. Bajamos buscando la carretera N-110 que encontramos tras 2 km. y ahora no hay más solución que coger ésta dirección Madrid, hasta el pueblo de Aldeavieja (unos 5 km.más ó menos), que por el desvío del restaurante y dejando las canteras a mano derecha, tomamos dirección a la Ermita del Cubillo.


A dicha Ermita llegamos tras 3,5 km. por pista asfaltada, y hacemos una pequeña parada para coger agua en la fuente. Desde aquí comentamos que ya hemos dado la vuelta al parque eólico completamente.


No entramos en la Ermita, porque la conocemos bien. Pero aconsejamos realizar la visita interior a la misma, ya que merece la pena por su belleza interior. En la misma, al lado, hay un bar que abre los fines de semana. Seguimos nuestro camino a la parte posterior de la iglesia, y tras una puerta ganadera de tipo canadiense cogemos el primero de la izquierda para iniciar la bajada hacia Villacastín, unos 5 km.


Esta ruta la he catalogado de difícil, no por el kilometraje y desnivel acumulado que tiene su importancia, sino por el tramo no ciclable entre la presa y la pista que baja a Ojos, que aunque no es mas de un kilómetro se hace un poco pesado, que no divertido, pues le sufrimos y le disfrutamos mucho también.