El río Voltoya que nace en la Sierra de Guadarrama y cruza el Campo Azálvaro, allí podrás encontrar este viejo y solitario puente, es un vestigio de la memoria del Honrado Concejo de la Mesta, institución que nació en el S.XIII por orden de la corona de Castilla para gestionar la ganadería en el reino.